Ruta del domingo 29 de octubre de 2017, otro día seco, soleado y caluroso de otoño en el que 14 socios del G. M. Cresteando, con 4 peludos de cuatro patas, salimos del puerto de Canencia por el camino de Miraflores hacia el este. En el Hueco de los Cortados tomamos la pista que sale por el centro a la izquierda, y nos dirigimos hacia la Peña de los Altares, desde donde contemplamos las vistas sobre el valle del Lozoya.

Volvemos sobre nuestros pasos a retomar la pista que desciende hacia el valle, hasta una señal de color naranja donde nos desviamos a la izquierda para tomar un bonito sendero que atraviesa el bosque prácticamente en horizontal, hasta un cortafuego que descendemos unos metros para enlazar con la pista que nos llevará hasta el Puente del Vadillo. Vadeamos el arroyo de Maíllo y pasamos una cancela antes de cruzar la carretera que baja del puerto.

Continuamos nuestro camino por una pista que nos sube lentamente hacia la zona más bonita de la ruta, el abedular.

Llega la pista a un pequeño puente de piedra por donde pasa el Arroyo del Sestil del Maillo. Bajamos siguiendo el curso del arroyo hasta el Puente de la Pasada, disfrutando del verde oscuro de los tejos que destaca entre el amarillo de los altos abedules, el marrón de las hayas y el verde apagado de los pinos.

Volvemos sobre nuestros pasos hasta el pequeño puente donde, después de una parada para comer y descansar, comenzamos a subir siguiendo el curso del arroyo, hay una pista un poco más arriba, pero caminar por el pequeño sendero entre los árboles en esta época del año es un disfrute.

La senda termina justo en la base de las cascadas de Mojonavalle, que encontramos con un hilito de agua. Habrá que volver en primavera para verla en todo su esplendor. Desde las cascadas, tomamos la senda ecológica de Canencia que nos lleva hasta el Centro de Educación Ambiental el Hornillo, que se encuentra desmantelado. Desde aquí tomamos el GR 10 que nos devuelve cómodamente al aparcamiento de la Fuente de la Raja donde iniciamos la excursión.

 

Una agradable ruta otoñal.

Y merece una especial reseña la generosa actuación del socio Ignacio, que habiendo encontrado el grupo en el camino un bolso con documentación y llaves, decidió dejar la ruta prevista para intentar encontrar a la dueña. Finalmente hubo que dejar el paquete en la Guardia Civil.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies