Image00001El día amenazaba lluvia, y durante el tiempo que estuvimos esperando a que llegaran todos los compañeros y nos poníamos las botas la sufrimos de manera suave.

Los doce participantes de la ruta comenzamos a caminar a eso de las 9:30 aproximadamente. La ruta discurre en un primer tramo por una pista asfaltada que se dirige hasta la silla de del rey, pasando por la ermita de Nuestra Señora de Gracia. Esta carretera permite llegar casi hasta la silla del rey en coche, por lo que nosotros la dejamos en cuanto pudimos, tomando un desvío a la izquierda para seguir el GR-10 y así evitar el asfalto.

El camino empieza a subir poco a poco hasta los últimos tramos antes de llegar a la silla del rey, que se inclinan un poco más. Una vez en la silla hicimos las fotos de rigor y disfrutamos de las vistas del Monasterio del Escorial y sus alrededores. Después seguimos por el GR para dirigirnos al collado de entremachotas (punto más alto de la ruta). Esta parte es la más dura de todo el recorrido y la que acumula prácticamente todo el desnivel.

Desde el collado, siempre siguiendo el GR-10, nos dirigimos al pueblo de Zarzalejo. Justo cuando llegamos a las primeras calles del pueblo la lluvia volvió a hacer acto de presencia. Teníamos previsto hacer una parada técnica para reponer fuerzas contemplando las vistas que nos ofrece la plaza que está al lado de la escuela, pero debido a la lluvia aprovechamos el soportal de un bar para no mojarnos mientras nos avituallábamos (y de paso el que quiso se tomó una cervecita, refresco, café, etc. que hizo muy buenas migas con la comida). Esto no estaba previsto, pero fue muy interesante y agradable.Image00003

Después de reponer fuerzas, y aprovechando que la lluvia nos dijo adiós para el resto de la ruta, seguimos camino. Nos dirigimos hacia el pueblo que aparece en los mapas como La Estación (creo que es una pedanía de Zarzalejo, nacida a raíz de instalar la estación de tren en esa ubicación). Hay que cruzar toda la localidad de La Estación. Esta parte es la más aburrida del recorrido. Una vez atravesado el pueblo nos dirigimos hacía la izquierda por una vía pecuaria hasta dar con la calzada romana. Quedan pocos tramos bien conservados de la misma, pero se distingue muy bien su trazado y se pueden observar como los muros colindantes han sacado provecho de las piedras que tenían a mano para levantarse.

Seguimos la dirección que llevamos disfrutando de las vistas que nos ofrece esta parte de la sierra madrileña, hasta llegar a una puerta a nuestra izquierda que tenemos que cruzar para adentrarnos en una dehesa que nos llevará de nuevo a la carretera de que llega hasta la silla del rey. Y desde allí otra vez al punto de inicio.

Cabe destacar el buen ambiente entre todos los participantes y el hecho de que las condiciones meteorológicas nos hicieran disfrutar de una ruta estupenda con una temperatura muy agradable y con sólo un momento de lluvia en el momento más oportuno. Ya que la lluvia resguardado y con una cerveza se ve de otro modo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies